viernes, 28 de marzo de 2014

22-M: Historia de una generalización. El Problema.

"Vamos a Madrid a enfrentarnos al paro y la injusticia"


Con el lema «Madrid 22-M, Marchas de la Dignidad» el Sindicato Andaluz de Trabajadores convocó varias marchas apoyadas por más de doscientos colectivos españoles (http://wiki.15m.cc/wiki/Lista_de_colectivos_que_apoyan_las_Marchas_de_la_Dignidad)Estas marchas empezaron en diferentes puntos de España y confluyeron como una sola el pasado 22 de marzo en Madrid. 
El lema de esta manifestación era «no al pago de la deuda, ni un recorte más, fuera los Gobiernos de la Troika, pan, trabajo y techo para todos y todas» 
Y este era el comienzo de su manifiesto:
En 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos. 

Las reivindicaciones [...]: la deuda ilegítima que tiene el Estado, contraída por los rescates a los bancos, no se puede pagar. [...] como consecuencia, caminaremos por el pleno empleo digno, contra los recortes sociales públicos y contra la represión. 
[...]es mentira que no hay dinero, el problema es la decisión política de qué hacer con ese dinero, en qué emplearlo, y a costa de qué. [...]las campañas que estamos lanzando contra el pago de la deuda ilegítima, por la salida del euro, contra la reforma de las pensiones y a favor de una renta básica.           
Aparte de las marchas desarrolladas en el territorio español, la protesta se ha difundido internacionalmente y la Marea Granate ha convocado manifestaciones en ciudades de varios países (Amsterdam, Berlin, Buenos Aires, Londres, México, Munich, Santiago de Chile, Toulouse, Viene...), en los que se encuentran españoles que han sido "forzados al exilio" a causa de la crisis que atraviesa nuestro país. Varias de estas personas se encontraron presentes en la manifestación del día 22. Al preguntarles a estos "exiliados" el motivo por el que han decidido unirse a la acción a pesar de que a día de hoy su residencia ya no se encuentre en España, su respuesta ha sido contundente:  "Venimos porque nos acaban de echar". 
Las intenciones de muchos de estos manifestantes son claras: "Queremos cambiar el espectro político español manteniendo las acampadas hasta las elecciones europeas". Dichas elecciones tendrán lugar entre el 22 y el 25 de mayo de este año, fechas importantes que servirán como indicador de la realidad política del país. 

Los relatos vitales de algunas de las personas que participan en las marchas son un retrato de lo que está pasando en este país.
  1. No llegar a fin de mes
  2. Tener la nevera vacía
  3. Acostarse a las siete de la tarde por ausencia de luz eléctrica
  4. Tiritar de frío por falta de calefacción en la casa
  5. Haber recibido una orden de desahucio

Diego Cañamero, portavoz del SAT habla con voz alta y clara: 
"Con estas marchas queremos movilizar a lo que el PP llama la mayoría silenciosa. Que la gente  diga al Gobierno [...] que el voto no le da derecho a abusar de la gente. Queremos unir a la mayoría de la población. Queremos que la gente no llore detrás de sus puertas, que su grito lo ponga en la calle. [...] donde todos tengamos derecho al trabajo, a la vivienda, al futuro, a la dignidad".
"Nosotros no venimos a enfrentarnos a nada físicamente, sino a enfrentarnos a la injusticia, al paro, a la precariedad. Nadie ha autorizado con su voto que haya seis millones de parados, ni la reforma laboral. El pueblo tiene que unirse para que no nos pasen por encima, tiene que convertirse en un gran tribunal popular, democrático, para echar a un Gobierno que se ha convertido en un maltratador, maltrata a la gente". 

"No importa a quién hayas votado ni de qué partido eres, todos tenemos derecho a la libertad, a la justicia, a la dignidad"

A pesar de estar previsto que las protestas se desarrollasen durante varios días en la capital, el  plato fuerte de esta movilización se trataba de una manifestación que comenzaría el 22 de Marzo en la Estación de Atocha a las 17.00h y cuyo final se preveía para las 21.00h en la Plaza de Colón.